Thursday, September 02, 2004

Clonación, clonación...

...Cuantas mentiras se dicen con tu nombre ¿Qué derecho tiene el científico para generar individuos genéticamente iguales? ¿No es esta producción de gemelos –entiéndase individuos clonados- una arbitrariedad o injusticia que se comete con el poseedor de un determinado patrimonio genético? Muchas personas dedicadas al estudio de la Bioética formulan estas dos preguntas, que al igual que tantas otras, pretenden hacer conciencia en el mundo científico, sobre la ilicitud de la clonación.
La clonación, ya sea que se realice con embriones o mediante transplante nuclear, es un camino hacia la pérdida de autonomía por parte del sujeto humano.
El profesor Luis Miguel Pastor García, del Departamento de Biología Celular de la Universidad de Murcia y experto en Bioética de la Clonación- afirma que es cierto que en la naturaleza se generan gemelos (clónicos), pero no es menos cierto que el hombre no es la naturaleza ni su autor y que hay hechos que ocurren de facto en la naturaleza cuya realización le está vedada al hombre. Llevarlos a cabo suponen ir en contra de su dignidad e instrumentalizar a unos hombres en beneficio de otros.
Para Pastor García, no se trata con esto de afirmar que la naturaleza biológica es intocable, pues está claro que la modificamos continuamente de forma lícita, sino de afirmar que la naturaleza biológica del hombre y, en concreto su genoma, goza de un respeto incondicional, pues constituye una parte esencial del propio ser personal.
Pastor afirma que la réplica corpórea es evidente que no significa una perfecta identidad de la persona clonada con su progenitor. La individuación de cada hombre no sólo adviene en el hombre, como los clásicos decían, por la materia sino también por la forma que es propia, exclusiva e individual y que es identificada con el componente espiritual de la persona. No obstante, por la unión substancial de ambos componentes, la identidad del ser humano se ve afectada y por tanto violada en una de sus dimensiones.
Aunque la corporalidad no agota la identidad personal, una limitación en ella supone también una limitación aunque no total en el todo, es decir, en la persona.
Para Luis Miguel Pastor, la clonación es un atentado a esta unicidad en su dimensión biológica (unicidad genética) y por lo tanto afecta a la integridad personal. Además sobre le clonado se produce una discriminación o desigualdad con respecto a otros seres humanos, pues se le condiciona a presentar una determinada y prefijada carga genética y se le priva del azar que asegura, en la mayoría de los casos, una diversidad biológica que, como hemos indicado, aunque de forma parcial, es elemento esencial parea configurar la irrepetibilidad de los humanos.
“Como consecuencia de todo esto, la clonación trae consigo una serie de efectos: a) la pérdida de la diversidad biológica que conlleva la reproducción sexual que “con su inagotable incertidumbre constituye una gran protección del ser humano contra una eventual voluntad paterna o social a determinarlo. El hijo en su dimensión biológica no es fruto de la naturaleza y la casualidad, con lo que la libertad del hijo es limitada. La clonación supone un determinismo genético para la persona; b) Este atentado a la identidad genética puede generar una lógica desde la cual los seres humanos sean considerados como intercambiables o reemplazables entre sí porque son iguales, pues las diferencias corporales que en gran medida se basan en el genoma, refuerzan y sustentan la unicidad y la conciencia de ser personas irrepetibles; c) Conlleva un atentado al derecho de no saber. La presencia de un modelo desde el cual es constituidos el clonado, en existencia afecta el derecho de autodescubrimiento. Este se ve condicionado porque otro ha vivido ya y ha manifestado diversas potencialidades de su genoma y porque los propios generantes esperan del generado un desarrollo similar al modelo” (L.M. Pastor García, Universidad de Murcia).

Pornografía infantil e internet

La revista Newsweek, trajo hace algún tiempo, un reportaje especial, una denuncia sobre la redes de abuso contra menores que proliferan en todo el mundo.
En él mencionan textualmente que la gran ayuda de un sacerdote italiano, el padre Fortunato Di Noto, sirvió para dar con la pista de una serie de atrocidades que se cometen por Internet. El padre Fortunato había comenzado a ofrecer un curso de Internet a los niños de la parroquia, creyendo que era una herramienta vital de aprendizaje. Durante una de las primeras reuniones de su grupo de estudio informal, el padre Fortunato fue a parar accidentalmente al sitio de Internet llamado Frente de Liberación de la Pedofilia, una organización de depravados que defiende el estilo de vida de los pedófilos, abusadores que cometen atrocidades sexuales contra los niños.
A través de ese enlace, el Padre Fortunato encontró otros sitios y descubrió cartas dirigidas a los niños, en un intento de seducirlos a tener relaciones sexuales. “Es una suerte que tenga fe”, dice el cura. “De lo contrario, estoy seguro de que habría salido con una ametralladora y habría tomado la justicia en mis propias manos”.
Dice el reportaje de la revista Newsweek, que cuatro años, y miles de búsquedas de Internet después, él y tres colegas han descubierto pruebas de pasmosas atrocidades, incluyendo fotos de violaciones de niños pequeños y recién nacidos.
El cura Fortunato siguió los rastros de una red de distribuidores y usuarios de pornografía infantil que abusan de los niños o hacen cosas peores aún. Al principio eran fotos de niños desnudos. Pero progresivamente comenzó a descubrir torturas. Varias pistas lo llevaron alrededor del mundo, a sitios y traficantes de pornografía infantil en Rusia, Europa, Estados Unidos. El sacerdote italiano ayudó a investigadores a desmantelar una gran red de pederastas (que así también se llama a los pedófilos) rusos, que condujo a una serie de redadas que se espera continúen en Estados Unidos.
Los fabricantes de software y proveedores de servicios, están combatiendo la pornografía infantil y a los depravados sexuales. He aquí algunos consejos, que recomendaba Newsweek, para mantener lo peor de la red, lejos de sus hijos:
A) Digan a sus hijos que nunca den sus verdaderos nombres, números telefónicos, direcciones o dirección de e-mail a alguien que esté conectado a la red sin su permiso. B) Ponga la computadora con acceso a Internet en un área central de la casa, donde pueda ser supervisada, no en un área cerrada. Averigüe quiénes son los amigos online de sus hijos. Revise el historial de visitas online de sus hijos. C) Los proveedores de servicios tienen opciones de control que le permiten bloquear contenido impropio para niños. Programas adicionales como Cyber Patrol, Net Nanny y Cybersitter, también son útiles. D) Los software de bloqueo son tan buenos como la compañía que los hace. Sitios de ayuda como www.getnetwise.org, tienen motores de búsqueda que le permiten ver si una compañía publica criterios para filtros, una lista de sites filtrados y las palabras clave que usa para bloquear material indeseado. E) Los delitos de Internet deberían ser manejados como delitos del mundo real (no virtuales). Si cree que alguien está tratando de abusar de su hijo, notifíquelo a la policía, a la gobernación y a los medios de comunicación.

Monday, August 30, 2004

La píldora del día después o "contracepción de emergencia"

Recordemos que desde la fecundación, el cariotipo del embrión está constituido por moléculas de DNA que contienen secuencias específicamente humanas. Esto lo va conduciendo –a través de un proceso coordinado, contínuo y gradual- a hacerlo adulto como cualquiera de nosotros.
Estas características esenciales del proceso de desarrollo del embrión, han sido reconocidas y sintetizadas en el informe final del Committee of Inquiry into Human Fertilization and Embriology (Informe Warnock, Inglaterra): “El tiempo de los diferentes estadíos del desarrollo del embrión es crítico; desde que ha comenzado el proceso, no hay un momento particular del proceso de desarrollo que sea más importante que otro; todas son partes de un proceso contínuo”.
Con esta pequeña introducción, haremos un análisis de la píldora del día después –llamada también “píldora contraceptiva de emergencia”- tomando, inicialmente, los comentarios de John Scotson: “Es vital usar adecuadamente palabras y frases...El objeto de utilizar una píldora postcoital es prevenir la anidación y el desarrollo del embrión y procurar un aborto químico temprano. No se puede prevenir algo que ya ocurrió y, por lo tanto, el uso del término “contracepción de emergencia” para un aborto temprano, es erróneo. De acuerdo al prospecto del producto PC4 del laboratorio Schering, es primariamente utilizado para prevenir la implantación en el endometrio de un óvulo fertilizado” (Emergency contraception. Use of the term is erroneous, BMJ; 311: 762-3).
Es bien sabido que el embrión recién concebido –y antes de su implantación en el útero- produce señales biológicas que facilitan su reconocimiento y preparan su implantación, manteniendo una evidente “comunicación” con su madre prácticamente desde el momento mismo de la concepción.
“Establecer una separación entre la concepción y la implantación –reconociendo el comienzo de la vida con la implantación y no en la fecundación- es una falacia biológica y jurídica que implica la discriminación del ser humano en las primerísimas etapas de su desarrollo” (Dr. Rafael Pineda, médico investigador y Profesor de Ginecología de la Universidad Nacional de Rosario, Argentina).
Pero hay otro aspecto que también nos preocupa de la citada píldora del día después, o píldora contraceptiva de emergencia, y es la grave implicación de promiscuidad sexual que puede acarrear ¿Se imagina el número de jovencitas que acudirían a los centros de salud, subcentros y hospitales, exigiendo que les prescriban la píldora, “porque han tenido una relación sexual insegura” (entiéndase acostarse con el enamorado de turno)?
Luego acudirán a esos establecimientos, mujeres que argumentarán que la contracepción de emergencia concede a la mujer mayor autonomía para decidir sobre la vida de su hijo. De hecho, en algunas partes del mundo, algunos grupos feministas manifiestan que “puesto que las mujeres tienen derecho a su autodeterminación reproductiva, deben tener acceso a la contracepción de emergencia (o píldora del día después), para ejercer ese derecho”.
La píldora del día después, o píldora contraceptiva de emergencia, es abortiva, y otro atentado más contra las mujeres, que siguen siendo receptoras de todos estos métodos de control de la natalidad: píldoras, T de cobre, Norplant, Depoprovera, píldora RU-486, jaleas, espumas, espermicidas, ligaduras, y por último, si ninguno funciona, recurren al aborto ¿Cuándo escucharemos a los grupos feministas, pronunciarse en contra de estos productos, que tanto daño causan no sólo a la salud física de las mujeres, sino también a su integridad personal?

Tuesday, August 24, 2004

Homosexualidad: ¿Es hereditaria? ¿Se puede curar?

"La homosexualidad tiene hoy una presencia notoria en nuestra sociedad". Así comienza el análisis de la obra de Richard Cohen: "Comprender y sanar la homosexualidad", que sigo transcribiendo...
"Parece que está de moda manifestar esta tendencia, y son muchas las personas que conocen a alguien con una orientación homosexual (un vecino, un compañero, un pariente, un amigo). El libro de Richard Cohen, "Comprender y sanar la homosexualidad", recientemente traducido al castellano, arroja luz sobre un asunto que ha estado rodeado de incomprensión durante mucho tiempo. En este libro se abordan preguntas sobre las causas de la atracción hacia las personas del propio sexo y acerca de cómo se puede pasar de ser homosexual a ser heterosexual. Este texto -que recoge los testimonios de muchas personas que han logrado realizar esa transición- resulta iluminador y abrirá un horizonte de esperanza para aquellas personas que han buscado durante mucho tiempo una orientación para comprender y sanar su propia vida o la de alguien cercano. Es posible que este libro genere controversia, pero tiene un solo fin: sanar muchas vidas...por ejemplo, la de un ser querido...o quizá la tuya.
Richard Cohen, terapeuta americano, que fue él mismo homosexual y atravesó muchas fases en su camino hasta una heterosexualidad sana, manifiesta su testimonio personal y el camino para la sanación de los deseos homosexuales. Este doctor, que dirige la Fundación Internacional para la Curación, ha ayudado a cientos de personas a las que ha tratado personalmente. La homosexualidad no es genética,se puede tratar, se puede curar y se puede prevenir. Este es el objetivo de un libro que insiste en el poder del amor no erótico y la presencia amorosa y necesaria del padre y la madre (los dos) en nuestra infancia.
Según Cohen, en consonancia con muchos otros psicólogos y terapeutas que también tratan la homosexualidad, la atracción por el mismo sexo es una respuesta defensiva frente a conflictos actuales: una situación laboral decepcionante, un trauma infantil sin resolver, necesidades emocionales insatisfechas (falta de cariño, quizá, de un padre ausente). El resultado de estas variantes, es un desorden del afecto hacia el mismo sexo.
Cohen demuestra que puede curarse, aunque no es fácil. la posibilidad la tiene quien intente abordar las cuatro etapas que propone:
1) Cortar con la conducta homosexual y establecer una red de apoyo (amigos, grupo de oración, terapeuta), para desarrollar la autoestima y la relación con Dios.
2) Manteniendo la autoestima, la relación con Dios y la red de apoyo, desarrollar habilidades y técnicas para resolver problemas; identificar los pensamientos y necesidades del niño interior.
3) Descubrir las causas profundas de las heridas homoemocionales para poder desarrollar relaciones sanas y curativas con el mismo sexo.
4) Curación de las heridas heteroemocionales. El fondo de este problema es siempre una falta de amor: padres o madres ausentes, sobreprotectores, que gritaban, que pegaban, que nunca estaban, separados o divorciados...
También adultos que han abusado de niños, o personas con autoridad que han seducido a jóvenes.
Son heridas emocionales que no matan, pero mutilan, hieren, y crean personas heridas que hieren a otras, buscando compulsivamente en el sexo y en diversas relaciones un amor reparador que no recibieron en su momento.
Es una llamada a la solidaridad con los que sufren, a la esperanza, al trabajo en grupo, al cuerpo usado para abrazar, para expresar un cariño sano, para estar con los que amamos, para hacer hombres libres y seguros que puedan amar y ser amados por mujeres libres y seguras. Un libro para citar y recomendar a personas que conocemos y sufren, quizá tras una máscara" (tomado de "Al món és notícia").
¿Te das cuenta, estimado lector, de cuánto bien podemos hacer, formando bien a nuestros hijos y ayudando a los demás padres que conozcamos, a que los formen bien, evitando los traumas, arriba expuestos?
¿Verdad que te dan ganas, si eres padre de familia de chicos aún pequeños, de correr ahora mismo para la casa, y estar junto a ellos? Álvaro Sierra, un prestigioso orientador familiar, decía: "los chicos de ahora están muy solos". Volquémonos con amor hacia ellos, no con un amor sobreprotector, sino con ese amor que significa presencia diaria, permanente, buenhumorada y atenta a sus necesidades.
Cuántos hombres y mujeres sanos estaremos formando si actuamos así...¿no te parece?